jueves, 16 de agosto de 2018

Y Dios tomó


Y Dios tomó una parte de luz,

una pizca de barro,

le dio un soplo de esperanza

y surgió mi vida,

alumbró mi alma,

en un parto alegre

y deseado,

después me dijo al oído:

ama

para siempre.



Y hubo una fiesta en todos los cielos

y en la gran Tierra,

hubo un revuelo de amaneceres

y de promesas,

porque todo lo creado

nacía de nuevo

en una pequeña criatura,

en un corazón humano.

viernes, 10 de agosto de 2018

En las páginas de mi libro sagrado


En las páginas de mi libro sagrado,

en mis pisadas,

en mi diario,

escribiré mi vida de rato en rato

inventando nuevas palabras,

dejando espacios.



En mi energía cambiante

buscando puntos de amarre,

con grandes exclamaciones e interrogantes,

crearé mi nuevo mundo,

iré adelante.



Será mi obra,

se iniciará en el momento de mi creación,

tendré la ayuda de mis maestros iluminados,

de mis profetas de luz

y de mis santos.



Celebraré mi fiesta de nacimiento

vestida de amaneceres,

de días plenos,

de sentimientos.



Invitaré a otras vidas que me acompañan,

acudirán mis hijos,

vendrán mis muertos.



Y seguiré escribiendo

hasta que vea la luz,

hasta que agote el tiempo.

viernes, 3 de agosto de 2018

Vivo en dos mundos


Tengo la fuerza de un huracán

y soy débil como un suspiro.



Tengo millones de años

y si camino me canso.



Rezo a montones de dioses

y tiemblo en la noche.



Pinto ilusiones y grandes proyectos

y lloro por dentro.



Lanzo palabras

y añoro silencios.



Me refugio entre nombres

que todo lo esconden.



Corro veloz

y nunca me muevo.



Persigo sueños

pero me duermo.



Tengo dos caras,

nado en dos aguas,

vivo en dos mundos

que se entrelazan.

viernes, 27 de julio de 2018

Mi casa es un espacio


Mi casa es un espacio

que está dentro de un gran pozo traicionero,

me muevo entre sus aguas estancadas,

tropiezo contra muros de cemento,

y en las noches estrelladas

me tumbo,

miro al cielo

y lanzo hacia el aire mis deseos.



Mis manos son palomas

que se elevan desde el fango,

emprenden su aventura

en un vuelo ilusionado,

y giran con la luz,

y van hacia lo alto.



La máquina del tiempo

me tiene prisionera

en esta orilla de la vida,

y miro hacia lo hondo

para ver tus luceros cómo brillan,

y miro hacia el sentido,

y miro hacia tu risa.

viernes, 20 de julio de 2018

También la muerte es vivir


También la muerte es vivir,

también el pozo es camino,

y las lágrimas me sirven,

y los errores me empujan

a buscar un buen destino.



También los deseos vuelan,

y abren cauces en mi vida,

y me siento a esperar a la belleza,

y los cielos amigos me visitan.



También la noche se acaba

y los luceros me conducen hacia el sol,

tu mirada me acompaña al caminar,

tu palabra se hace fuerte en mi interior.



También los mensajes se propagan con mi voz,

hay brotes de alegría en los desiertos,

y me empujan corrientes bienhechoras

cuando encuentro lo grande en lo pequeño.



Y me acunas cada día en tu ternura,

siento que me escuchas en mis gestos,

y nunca dejaré mi dulce espera

porque sabes que te quiero.

viernes, 13 de julio de 2018

A veces doy gritos de dolor


A veces doy gritos de dolor,

gritos sin voz.

Mis fantasmas se vuelven contra mí

y me amenazan.

El suelo ya no está bajo mis pies,

me tambaleo.

Mis creencias me han dado la espalda,

me han desnudado.

Entonces arrastro mi humanidad

torpemente,

sin rumbo claro y sin meta,

y lanzo al vacío mis certezas.

Solo queda flotando mi quejido,

dónde estás,

dónde me esperas.

viernes, 6 de julio de 2018

Hubo un tiempo


Hubo un tiempo que yo vivía

separado del resto del universo,

que no tenía hermanos,

familia ni vida,

era isla.



Mis ojos eran de piedra,

mis piernas eran de fango,

mis espacios no conocían la luz

y tampoco las tinieblas

que la acompañan,

mi cuerpo era mortal.



Yo no sabía

que no existen las partes,

que todo es un mismo océano,

un cuerpo infinito y único,

y nada tiene final.



Yo no entendía

que no hay muertes,

lo que ha sido creado

no puede perder su ser,

la flor sigue siendo flor

cuando se ha marchitado.



Porque lo que es belleza

no cambia ni pierde,

el corazón sigue vivo

cuando mi carne se muere.